Trucos para rodar un buen corto (1)

Trucos para rodar un buen corto (1)

1. La historia lo es todo!

Nada engancha más que una buena historia. Si la historia está ahí, ¿quién se preocupa del presupuesto de la película?

Las historias y los guiones tienen cuatro elementos principales:

En primer lugar, una historia debe tener personajes con un objetivo específico. Un objetivo específico es uno que se puede medir, de forma que en un momento determinado podamos ver si el personaje logra o no alcanzar la meta. Por ejemplo, si el objetivo de tu personaje es salir de Londres, la estás cag… fastidiando porque es un objetivo débil. Todos queremos salir de Londres. Está sucio, es caro y cada vez más peligroso. Pero si el objetivo de tu personaje es dejar Londres mañana al mediodía, o si no… (pon lo que sea) entonces tenemos una meta que se mide fácilmente.

En segundo lugar, su historia tiene un marco, que puede ser normal o inusual.

En tercer lugar están las acciones de los personajes principales y, finalmente, lo que dicen (el diálogo).

El truco de un buen narrador es tejer estos cuatro elementos para que las costuras no se vean. Cuando un escritor logra esto, decimos que ha dominado el oficio de contar historias. Pero no necesariamente el arte de contar historias.

 

2. Localizar, localizar y localizar

Hay dos componentes caros en un rodaje: la captura de imagen (cámara) y las localizaciones (lugares donde grabamos).

Mover a un reparto y todo el personal al lugar de rodaje es mucho tiempo y muy caro, independientemente del presupuesto.

Si puedes reducir la cantidad de localizaciones, o eliminarlas por completo, entonces ¡felicidades!, estás reduciendo considerablemente el coste de la película.

¡Pero hay que tener en cuenta que las localizaciones tienen un gran impacto en la historia!

Para aprender a localizar sólo tenemos que mirar algunas de las películas más interesantes de las últimas décadas: Reservoir Dogs (Tarantino, 1992), El club de los cinco (John Hughes, 1985), Paranormal
Activity (Oren Peli, 2009)… Estas películas tienen una cosa en común: lugares limitados. De hecho, podrian considerarse excelentes obras de teatro. El truco, según parece, es meter un montón de actores en un lugar cerrado y picarlos. Con esto estás filmando un una obra de teatro. Pero, asegurate de convertir tu guión (que es esencialmente una obra de teatro) en una película de éxito.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *